Viaje relámpago con bandas rosarinas

Soñé ser crítica de rock

MÚSICA
10 de noviembre de 2021

Por Julia Enriquez
Fotos: Pablo Lucas


Me siento a escribir antes de que se vaya el cansancio que tengo en las piernas. Como un trofeo o una herida de guerra. Herida de fiesta, en todo caso. Este dichoso agotamiento ya va a pasar, pero los flashes de la noche siguen volviendo. Así, irán decantando las impresiones. El sábado 6 de noviembre de 2021 fui a la Fiesta de BPM Discos en Buenos Aires, a escuchar en vivo a 13 proyectos de su catálogo, entre los que se encuentran 3 bandas rosarinas: Bubis Vayins, Gay Gay Guys, Gladyson Panther.

La dinámica propuesta por el festival es una maratón: 10 minutos por banda. En medio, una pausa de otros 10 minutos, amenizada por DJ (en esta ocasión fue Cruda). Lo necesario para desenchufar y bajar, y que suban les siguientes a prepararse. Experimenté un formato similar en recitales de poesía, en intensas trasnoches, pero les poetas subimos casi siempre con unos papelitos, un libro. Claro que la poesía puede acarrear tremendas exigencias performáticas, pero en este caso se trata de una auténtica hazaña musical, con entrada gratis, propulsada por el sello BPM y sostenida colectivamente entre artistas y colaboradores.

Desde Rosario salió un colectivo llevando a una decena de músicxs, junto a la productora todo terreno Morena Velázquez, y otras 40 personas de público visitante, amigues u oyentes que se sumaron a ese espacio libre. Fue una partida emblemática desde el Monumento, frente al mástil, en un día gentilmente soleado. Unx a unx, o en grupitos, fuimos cayendo en lo que se iba configurando como la mezcla entre un viaje de egresades, un cumpleañito (hubo torta con grana multicolor) y una barrabrava yendo a bancar a su club: te sigo a todas partes.

Escuchar a una banda de tu ciudad en otra ciudad. Parece que da igual, pero no. No es solo un día de paseo, ni un reci más (nunca es un reci más, y eso me lo confirmaron estas bandas locales amigas). Fue mucho más que un día, la temporalidad se torció: viajar, por más breve que sea el viaje, siempre genera ese quiebre y ese nuevo campo de experiencias posibles. Lo mismo hace la música, así que todo se prestó para dar lugar a una aventura, de esas que se siguen disfrutando incluso cuando ya estás en casa.

Al atardecer, llegamos a destino: La Tangente, espacio cultural en Palermo. Yo no lo conocía pero muches amigues lo habían elogiado. Las bandas se acomodaron, tomamos unos tragos en una veredita por ahí cerca, y después volvimos para sumergirnos por completo, sin pausa, en la fiesta. A las 21.30 abrió la noche Laura Crespi, fulgurando de azul, cantando con su guitarra y también recitando un contundente poema. Le siguió Amplilabial, que encendió la chispa danzarina en el piso, especialmente con “La Jinete del Viento”. Enseguida, los punzantes Puñeters, las amables melodías de Los Bicis, y la encantadora soltura de Milviernes, con un estribillo celebratorio: Qué bueno que no es por whatsapp... y que estamos acá. Re sí, pensé para mí misma, aunque seguro todes ahí estábamos de acuerdo.

A continuación, llegó el turno del trío Excursionistas, una estampida post-punk que tuvo su momento culminante cuando el guitarrista y cantante bajó del escenario, siguió tocando entre el público y luego le entregó su guitarra a un chabón random, que continuó el riff a plena potencia, en total conexión, como un integrante más. En pocos segundos, dudé repetidas veces si esto estaba pensado previamente o no, qué estaba sucediendo, y después me entregué a esa alegría inédita, un compañerismo artista-público pocas veces visto con tal espontaneidad.

Ahora que recapitulo, ese filo punk se sostuvo de ahí en más, y no solo eso, la atmósfera se fue cargando, mientras se acercaba la medianoche. La siguiente banda fue Estoy Konfundida, dos sirenas al frente, con mucho ímpetu y escenario encima. Hipnóticas. Y lo que vendría después no es del todo descriptible con palabras. No hay forma de documentar (no hay soporte que pueda, ni el audiovisual ni el escrito) el acontecimiento que fue la aparición de Gladyson Panther. El registro más fiel será en la sinapsis del recuerdo, la memoria de nuestros cuerpos.

En sus diez minutos, dieron un show explosivo, compuesto por cuatro canciones, tres de su disco más reciente Pop del futuro y del presente: “El que dice la verdad”, “Melancolía del futuro” con la participación de La Muerte, que más que un feat fue un furioso estallido, y la desgarrada “XXL”, que El Efe condujo hasta la cima con una guitarra que le prestaron a último momento, pero fue tan intenso que parecía suya desde siempre. En medio hicieron “Más feliz que la mierda” de Flema, visceralidad y rotura que el frontman Gladyson corporizó en todo su rigor. Fue correspondido con un pogo desaforado. A esto me refiero cuando afirmo que ningún reci es simplemente otro reci, no importa cuántas veces hayas visto a la banda en vivo. Algunxs artistas proponen acontecimientos singulares y expansivos, en un camino de sincera experimentación. Más que expectativa, hay que tener curiosidad. Atención: Gladyson Panther full band despide el 2021 el viernes 10 de diciembre en el Galpón de la Música, junto a Suave Lomito.

Entre el fervor que nos insuflaron las intervenciones de Delfines entrenados para matar provenientes de La Plata y de Pels originarios del conurbano bonaerense, llegaron Bubis Vayins, que desde Rosario han conmovido a muchas generaciones en poco tiempo. Son una banda siempre nueva y también ya de culto. Disco a disco, refuerzan su búsqueda lírica a la vez que expanden su sonoridad.

Lxs Bubis han participado en las tres ediciones que hubo, hasta ahora, de la Fiesta BPM. La primera en 2018 fue en el CC Matienzo, la segunda en 2019 en La Confitería. Maru Freire, cantante y guitarrista, comenta: “Año a año ha ido creciendo la convocatoria. Esta vez fue un montón de gente, más que nunca. Tiene eso medio épico de los festis: tocás poco, todo va a las chapas, es medio abrumador por ahí, pero a la vez es divertido. Podemos tocar en lugares que solxs no accederíamos, pero en este festival sí. Va un montón de gente que no conoce a las bandas, o que conoce a una banda. Es un buen lugar para mostrar lo que hacés. Si bien son pocos temas, te vas con un pantallazo de qué hay disponible en el sello, que es bastante variado”.

En esta oportunidad, tomando el escenario de La Tangente, lxs Bubis decidieron cambiar la lista de temas a último minuto, y se largaron nomás. Hicieron un remolino por sus tres discos, canciones irresistibles: “Touche de Creme”, “¿A dónde voy si se termina el mundo?”, “Ansiedad”, “A mí me gusta vivir con vos”. El frenesí era imparable y el pogo también (ahora que lo pienso, me pregunto si los pogos los arrancaban siempre lxs rosarinxs, o qué). En medio de todo este caos glorioso, Nineo Zoom nos regaló una sentencia, o más bien un faro: “Ya fue, traten de bailar y ser felices”.

Noticias emocionantes sobre Bubis Vayins. Muy pronto sale una nueva canción grabada y mezclada en Audio Buró Estudio de Dani Perez. Y el próximo viernes 26 de noviembre, participan en una fecha imperdible junto a Perro Fantasma, Lusio y Chiljud, en el Anfiteatro del Parque España. Las entradas ya se encuentran disponibles online a través de Passline o en la librería Craz.

Es cierto que el baile estaba totalmente liberado esa noche en La Tangente. En Rosario no estamos pudiendo bailar, salvo en valiosas excepciones, como Feuer, donde tenemos la oportunidad de ser felices cada semana, disfrutando de DJs y recitales. Ese sábado a la noche en la ciudad de Buenos Aires, nos movimos sin parar, “cuánto extrañábamos bailar”, me dice una amiga al oído y luego se aleja alzando los brazos. Pero no solo nos conmueve retomar la práctica primitiva, depurativa, del baile. Esta felicidad en el ambiente se comparte cada año en las fiestas de BPM, como asevera Santino Martin, a.k.a. Gladyson Panther: “La gente está en una energía muy distinta. Siento que a comparación de los otros shows del año, en ese se arma un festejo realmente. Es la mejor manera de cerrar el año siempre”.

Después de la 1 de la madrugada, llegó la radiante Penny Peligro junto a su banda, bailando a lo largo y ancho del escenario, mientras el movimiento de su vestido le creaba una suerte de alas o aura o estela brillante. “Ropa vieja” fue, como cada vez, uno de los momentos más emotivos: Y hoy estoy en lo que más quiero, en mi ropa vieja, en lo que más llevo. Soy semilla del universo, en servicio a la humanidad, lista para mi tarea, lo que deba ser, será.

Tantas horas de música en vivo, podríamos pensar que la gente estaría cansada, pero no, la energía se mantuvo hasta el último minuto. Para cerrar esta noche maratónica, los Gay Gay Guys, totalmente a la altura de las circunstancias, dieron un recital preciso, empezando por “Luz bendita” y continuando con los hitos “Feliz año nuevo” y “Refinería”. Cerraron con un cover de los Redondos, acaso un tributo a los rituales de hordas musicales enfervorecidas. Tras los últimos acordes de GGG, subió al escenario Sebastián Beretta, director del sello BPM, para agradecer a las bandas, a todxs lxs que se acercaron ese día a hacer el aguante y a apostar por lo que él llamó “idioma local”.

Esa expresión me gustó y sigue zumbando en mi mente: “idioma local”. Suena a algo imposible y a la vez totalmente real. Como lo fue esa noche. Una locura, comentan algunxs, pero según un filósofo, siempre hay algo de razón en la locura. Este sensato disparate, un viaje relámpago con bandas amigas, termina con el sagaz colectivo cruzando la autopista de madrugada, para llegar otra vez al mástil del Monumento, la luz del sol.

De las 50 personas que descienden de ese colectivo, algunas se van caminando, otras buscan taxis, o bicis públicas. Cada unx vuelve a casa, a descansar y seguir su propia vivencia, pero lo que compartimos nos queda encima. Seguimos sonriendo con imágenes de una noche que se aleja, pero ya llegan otras.

 

 

MÚSICA
Galardones a la música
Se conocieron los nominados a los Premios Rosario Edita 2021
MÚSICA
Máquina, cuerpo y corazón
Maia Basso en la nave nodriza
MÚSICA
Buchin Libros
Hasta el 10 de noviembre
Convocatoria abierta a los Premios Rosario Edita 2021
MÚSICA
Entrevista a Homero Chiavarino
Chamamé que se eleva desde la raíz
MÚSICA
Brunella editó Salvarme
Buscando un símbolo de paz
MÚSICA
ÚLTIMAS NOTAS
Cuadernos, de Andrés Di Tella
Una escritura personal para la trama afectiva
LITERATURA
1 al 7 de noviembre
Se realiza el 29º Festival Internacional de Poesía de Rosario
LITERATURA
Vacunación
Del 27 al 31 de octubre
27º Festival de Cine Latinoamericano Rosario
AUDIOVISUALES
Programación del 18 al 30 de octubre
Se realiza la cuarta Quincena del Arte Rosario
ARTE
Era tan oscuro el monte
Primera novela de Natalia Rodríguez Simón
LITERATURA
Porno indir bedava mobil porno sex hikayesi altyazili porno
@ La Canción del País 2017