Y sin embargo, el amor

Alexandra Kohan: Inscripciones de la intermitencia

LITERATURA
24 de febrero de 2021

Por Marcos Apolo Benítez
Foto Daniela Podlubne

 

“¿Acaso hay una manera de abordar las cuestiones de amor
sin rodeos, sin vacilaciones, sin idas y vueltas, sin atascamientos?”

Alexandra Kohan

 

I ¿A quién va dirigido Y sin embargo, el amor?

En principio, a quien quiera leerlo, ya que no es un libro excluyente. Sin embargo, el libro también apunta a un interlocutor secreto: aquel que comprende demasiado rápido lo que es el amor, o que cree poder responder de manera adecuada a los ideales del amor. Y esto es un problema, no solamente porque comprender es una manera de responder y, en última instancia, de obedecer, sino porque el deseo habita en los márgenes de lo incomprensible.

A contrapelo de las teorías tradicionales del amor, esos cachivaches metafísicos que insisten en las equivalencias entre el amado y el amante, Alexandra Kohan va a decir que “no hay teoría del amor”. O sea, que no hay una epistemología de las pasiones que nos garantice amar congruentemente.

De entrada el libro parece plantearse lo siguiente: ¿No es hora de revisar algunas premisas y sus conclusiones apresuradas?

Alexandra Kohan va a decir que “no hay teoría del amor”. O sea, que no hay una epistemología de las pasiones que nos garantice amar congruentemente.

Con un movimiento de escritura que reduce las certezas a las paradojas y los lugares comunes al enigma como envión de pensamiento, y esto no por ostentación retórica sino para hacer vacilar axiomas e inaugurar preguntas, Kohan, va a refutar aquellas concepciones que pretenden homologar el sujeto al objeto. Así, la reciprocidad o equivalencia entre los amantes queda contrapuesta a la disparidad estructural de las relaciones. Esta noción que extrae del seminario La transferencia (1960-1961) de Jacques Lacan es decisiva, porque indica que en los asuntos del amor lo que se encuentra no está en el mismo nivel de lo que se busca. En palabras de la autora: “el drama del amor es justamente que lo que le falta a uno no es lo que el otro tiene. Y es gracias a esa discordancia, a ese tajo, a ese hiato, que surge el deseo como deseo de otra cosa”.

El amor fusión, esa proclama que pugna por unificar los cuerpos, es pretender anular la disparidad, o dicho de otra manera, eliminar la dimensión del malentendido de los sexos. No hay lenguaje que diga correctamente el misterio, el enredo, la tragicomedia shakesperiana de los sexos. Como dice Kohan: “una pareja no es un emparejamiento”.

II Una escritura de las paradojas

A Kohan no le interesan tanto las respuestas como las preguntas. Porque sabe que una respuesta no necesariamente supone la solución de un problema. Lo que prolifera en este libro es el núcleo de lo incierto que se desplaza a través de una escritura de la paradoja que llama a nuevas e intrépidas lecturas. Acá no se trata de buscar fórmulas que den cuenta de los hechos sino de hacer de la lectura un acto de transfiguración. En tanto que no es por la saturación de sentido que algo se transforma, al contrario, es la interferencia en la significación lo que produce desplazamientos: otras maneras de leer, ver y hacer.

No hay lenguaje que diga correctamente el misterio, el enredo, la tragicomedia shakesperiana de los sexos. Como dice Kohan: “una pareja no es un emparejamiento”.

Para hilvanar las preguntas (hay muchas, explícitas o hechas entre líneas, todas urgentes, ninguna apresurada) la autora realiza un procedimiento de fragmentación que va de lo general a lo singular. De esta manera interfiere, sustrae y fragmenta los discursos totalizados, coagulados de teoría,  pedagogía y protocolos sobre el amor para devolverlos a lo más singular y sintomático de la enunciación, ahí donde los saberes declinan y las palabras despuntan, todavía entredichas y entreoídas.

Para Alexandra Kohan el amor está muy distante de las frases hechas, pero mucho más cerca del balbuceo del Logos, de la palabra naciente y por venir, con todo lo incierto y sorpresivo que eso implica.

 

Escuchá el podcast

+ Nuestros podcast en Spotify (aquí)

 

Marcos Apolo Benítez es psicoanalista y escritor. Acompañó a la autora en la presentación de su libro en Rosario.
Todas las citas pertenecen a Alexandra Kohan, Y sin embargo, el amor, Buenos Aires, Paidós, 2020.  

 

LITERATURA
Cuadernos, de Andrés Di Tella
Una escritura personal para la trama afectiva
LITERATURA
1 al 7 de noviembre
Se realiza el 29º Festival Internacional de Poesía de Rosario
LITERATURA
Banco Nación
Era tan oscuro el monte
Primera novela de Natalia Rodríguez Simón
LITERATURA
Melina Torres publicó Pobres Corazones
"Los padecimientos de esta ciudad se los hice sentir a Aguirre y Herrera"
LITERATURA
Ganadora del Premio Storni
Poemas de Silvia Mellado
LITERATURA
ÚLTIMAS NOTAS
Galardones a la música
Se conocieron los nominados a los Premios Rosario Edita 2021
MÚSICA
Viaje relámpago con bandas rosarinas
Soñé ser crítica de rock
MÚSICA
Buchin Libros
Máquina, cuerpo y corazón
Maia Basso en la nave nodriza
MÚSICA
Hasta el 10 de noviembre
Convocatoria abierta a los Premios Rosario Edita 2021
MÚSICA
Del 27 al 31 de octubre
27º Festival de Cine Latinoamericano Rosario
AUDIOVISUALES
Porno indir bedava mobil porno sex hikayesi altyazili porno
@ La Canción del País 2017