Qué pueden leer los niños

El maravilloso mundo de la literatura infantil

LA BIBLIOTECA SALVAJE
21 de diciembre de 2023

 

La literatura establece, entre otras cosas, un contacto radical, único, efervescente como pocos, entre el universo adulto y el de los niños. El acto de lectura es un primer vínculo amoroso, casi mágico, entre la voz narradora y el niño, y generalmente ocurre al momento de acostarse a dormir, lo cual acentúa su carácter onírico. Esa voz trae historias de nuestras latitudes, pero también de tierras lejanas, de castillos, barcos, montañas, llanuras, océanos, globos, piratas, pulgas, gigantes y ogros.

Es una voz conocida la que narra, y en algún momento serán nuestros propios ojos los que lean, torpes al principio, pero con avidez, esas palabras que llenan un espacio que no sabíamos siquiera que existía. Y relatan sentimientos que sí sabíamos que teníamos, pero nunca habíamos podido poner en palabras.

De todo lo que involucra la literatura infantil charlamos en esta Biblioteca Salvaje, y contamos con un invitado que tiene un recorrido muy específico en el tema, Diego Gurvich. Diego acaba de publicar El imposible oficio de educar (Homo Sapiens), una compilación de ensayos sobre el universo de las escuelas, y en uno de ellos relata una de las experiencias más ricas que hubo en la provincia de Santa Fe relacionada con los libros y los chicos: Redes de Tinta, la cual coordinó. ¿Qué ocurre si a los niños se les da de leer Kafka, Virginia Woolf, Roberto Arlt o Alejandra Pizarnik? ¿Qué prejuicios se juegan allí? Las respuestas se encuentran (o no…) en este episodio de La Biblioteca Salvaje.

 

 

Fragmentos de la entrevista

I

La experiencia de las Tertulias Dialógicas Literarias (una práctica del Ministerio de Educación provincial durante la gestión de la ministra Claudia Balagué para fomentar la lectura en las escuelas), se venía desarrollando en la ciudad de Santa Fe a escala más pequeña, y con todo el equipo nos tocó darle la escala del sistema educativo provincial que tiene un millón de estudiantes. Uno de los primeros desafíos fue construir una estrategia editorial. Las tertulias a pequeña escala se abastecían con libros comprados en las librerías. Esto no resolvía lo que necesitábamos, después llegamos a editar e imprimir más de medio millón de ejemplares. El desafío fue poder pensar qué títulos publicar y repartir corriéndonos de la idea, o cierta imagen más clásica de la literatura infantil: qué libros pueden ser para niños y cuáles no. Nosotros tensionamos esa definición y luego tuvimos que pensar una estrategia para poner en la mano de cada uno de los niños un libro. Para más del diez por ciento de los niños era su primer libro. Durante cuatro años sacamos libros de diversa complejidad.

II

La escuela es el gran dispositivo de distribución de libros. Nos gustaba ofrecer una diversidad de opciones y que sean los docentes y directivos los que elijan de entre esa diversidad de títulos que poníamos a disposición. Desde Alicia en el país de las maravillas de ‎Lewis Carroll, bellísimamente adaptado e ilustrado, hasta La Metamorfosis de Franz Kafka. La escuela tiene la función del reparto de lo común, el reparto de la cultura, y de pronto el reparto de la cultura es el reparto de Shakespeare. Estos clásicos de la literatura universal son parte del acervo cultural de la humanidad.

III

Los clásicos traen casi siempre algún tipo de pregunta filosófica. Creemos equivocadamente algunos adultos que los niños no se hacen preguntas filosóficas, y sí se las hacen. Por ejemplo, la cuestión de la muerte, se hacen preguntas sobre la muerte mucho más a menudo de lo que lo cuentan y sobre todo cuando no logran encontrar un adulto atento a esa escucha, entonces no hay que tapar la pregunta con algún tipo de respuesta preformateada.

Quién define en qué momento una poesía puede ser disfrutada por un niño, yo soy de la idea de probar primero en todo caso, de no limitar de entrada. Sin dudas el libro llega primero de la mano de alguien que sabe leer, y eso es muy significativo, pero luego se abre el mundo de las posibilidades y el gusto de cada uno de los lectores. Es difícil definir qué sería posible para un niño de diez años. Es difícil asumir que uno lo sabe, uno no lo sabe. Una poesía de Alejandra Pizarnik tranquilamente puede sr emocionante para un niño de diez años.

IV

La propuesta que trabajamos en la estrategia editorial de Tertulias Literarias tenía un adulto al frente que era el docente. Se daba una lectura compartida, lo que es muy interesante, los adultos adquirimos una idea solitaria del pensamiento y la lectura, pero muchas veces esas instancias son colectivas. Cierta escuela tradicional tiende a individualizar, pero la potencia que tiene la lectura y la reflexión colectiva rescata parte de lo más interesante de las infancias cuando están tratando de asimilar y recibir respuestas sobre la vida. Los adultos cometemos el error de ofrecer una respuesta fast food y lo interesante es acompañar la pregunta y la reflexión. 

 

 

 

ENTRAR
LITERATURA
Poesía y literatura
Un enorme parasol de tela verde: ensayos de Martin Prieto
LA BIBLIOTECA SALVAJE
El vuelo magnífico de la noche
Patricio Pron, la revista Ciudad Gótica y la literatura de Rosario en los ’90
LITERATURA
Buchin Libros
Novela de Agustín Alzari
Un viaje en barco junto a la joven promesa de la arquitectura europea
LA BIBLIOTECA SALVAJE
Entrevista a Pablo Colacrai
Cuentos en busca de la forma de nuestras vidas
LA BIBLIOTECA SALVAJE
Entrevista a Carla Lois
Atlas de Botánica Argentina: nuevo brote de un proyecto editorial único
LA BIBLIOTECA SALVAJE
ÚLTIMAS NOTAS
13 al 16 de junio
Nueva edición del Festival de Jazz Rosario
MÚSICA
Guillermo Fantoni sobre Juan Grela
"Una marcha direccionada hacia la búsqueda de la imaginación"
ARTE
Rosario, Mi Bandera
Entrevista
El viento que arrasa: película de Paula Hernández basada en la novela de Selva Almada
AUDIOVISUALES
Una mañana en la sala Alfred Jarry
Omar Serra, el último under
ESCÉNICAS
Más de 130 producciones
Los discos editados en Rosario en 2023
MÚSICA
@ La Canción del País 2017