ENTREVISTA A PIRIPINCHO, Y A SU CREADOR HECTOR ANSALDI

Escénicas
21 de julio de 2015

35 años de Piripincho. Foto de Alejandra Boccardo
 

 “Cuando veo una radio que tiene la antenita arriba yo me meto por ahí”, nos dijo Piripincho al llegar a nuestro programa.  Desde el “planetita por la loma de los quinotos atrás del sol” donde vive, va y viene, va y viene y cuando se va un ratito para allá y vuelve para acá: “35 años pasaron”. “Es tan chiquitito que entro yo solo y a veces tengo una rosa que es medio caprichosa”.

De visita a la radio para contarnos que está festejando todos esos años desde la primera vez que se encontró con “los pibitos del corazón” dice que “me encuentro que la nenita que tenía 3 ahora tiene 38 y tiene un pibito al lado. Otras tragaron globos y vienen con globos adentro de la panza. Después se le revienta el globo y nacen los nenes”.

Entre tantas otras cosas que nos contó, cuando Piripincho se distrajo un rato, charlamos con Hector Ansaldi,  el creador del personaje tan querido por varias generaciones de chicos, recientemente declarado “Artista Distinguido” de la ciudad.

“Piripincho dice cualquier cosa que yo no diría. A mí me cuesta mucho manejarlo a Piripincho. Habla por su cuenta. Es de otra manera. Se me va de las manos. Ojala pudiera ser yo como Piripincho… pero no”.

El actor, director y docente también está cumpliendo años de trabajo sobre los escenarios. “35 de Piripincho y 50 míos en el teatro. Porque 15 años antes yo había empezado a actuar. De la misma manera que lo hago ahora, actuaba, dirigía, hacia la escenografía. Empecé en el elenco de la (escuela) Dante Alighieri y seguí con la misma pasión hasta el día de hoy”. Entre sus trabajos para adultos se encuentran “Zaratustra”, “Augusto Cielo e Infierno” y la reciente “Don nadie”.

“Piripincho dice cualquier cosa que yo no diría. A mí me cuesta mucho manejarlo a Piripincho. Habla por su cuenta. Es de otra manera. Se me va de las manos. Ojala pudiera ser yo como Piripincho… pero no”.

Nacido como Pelopincho para un programa de Canal 9, el personaje que sedujo a Roberto Gomez Bolaño (“ese personaje lo tenés que hacer, vas a ver que va a tener mucho éxito”), pasó a llamarse con el nombre que conocemos actualmente porque el otro pertenecía a las reconocidas piletas.  Con el tiempo, las marcas registradas de Piripincho serían las frases “salame de Milán” o “corazón de alcaucil”.

Foto de Alejandra Boccardo

Ese cambio de nombre costó también que Ansaldi tuviese que ir ante un juez para demostrar que su creación le pertenecía y que –inclusive- era distinto a Pelopincho. “Cuando empezó a salir Piripincho y tuvo éxito, el creador de Pepona Popina (la tira donde había nacido Pelopincho) Carlos Serrano, dijo que el personaje era de él”.

“Tuve que buscar un abogado para demostrar que el personaje si era igual a Pelopincho era mío y no era de él. Después me defendió una abogada que era fanática del personaje. Ella buscó jurisprudencia con el caso de (Juan Carlos) Altavista que tenía el mismo problema sobre Minguito Tinguitella.  Sus abogados fueron a buscar información a Londres sobre Chaplin porque era la misma historia. Por esa razón quedó como que a mí también me dicen Piripincho”, recuerda Ansaldi.

Fundador de su espacio, el teatro Caras y Caretas en  1973, Ansaldi comenta  que empezó a actuar en 1964 con el elenco de la escuela  Dante Alighieri. “Creo que debo haber sido el fundador yo, porque tenía tantas ganas de actuar”.

"Nunca me gustó el teatro muy realista. Siempre le terminé torciendo la línea y lo llevé a otro lado. Me gusta delirar un poco..."

“Después viaje a EE.UU.  donde estuve viviendo con una beca de intercambio y estudie en una escuela de arte. Era cuando estaba el Living Theatre (compañía de teatro estadounidense, creada en 1947 en la Ciudad de Nueva York) que era una locura total. O sea que ya entré por una variante no muy convencional del teatro. Nunca me gustó el teatro muy realista. Siempre le terminé torciendo la línea y lo llevé a otro lado. Me gusta delirar un poco, aun agarrando obras que supuestamente tienen que ser realistas”.

En los 35 años de historia de Piripincho, Ansaldi dice que llegó a realizar hasta dos funciones por año, todas con música original que él mismo hacía junto a distintos compositores. En esa trayectoria hubo también dos películas, de las cuales una se puede ver en youtube.  Y a mitad de los noventa su personaje condujo algunos programas de radio. “Estaba bueno porque la gente llamaba para hablar con Piripincho y se daban situaciones delirantes”.

“Nunca lo plantee como un payaso a Piripincho, si bien yo doy clases de clown, pero en principio era como un registro de caricatura. Todos los personajes del elenco son como de la Commedia dell'Arte. Después me puse a investigar sobre la Commedia dell'Arte y era eso, donde distintos actores se meten en el traje de ese personaje y pasan a ser ese personaje”.

 

Pelicula de Piripincho de 1987.

CAMBIO DE ERA: DESPEDIDA Y REGRESO

“En el 2000 dije “bueno ya está…como cambia el siglo, cambia todo, y hay que cambiar, tengo que probar otra cosa”, dice Ansaldi sobre el momento en que sintió que debía parar de actuar con su emblemático Piripincho.

“Hicimos una despedida y fue muchísima gente al Anfiteatro. Se armó un revuelo de llanto. A mí me llamaron al otro día a mi casa a darme el pésame creyendo que me había muerto. Toda una cosa medio confusa”.

¿Pero en el espectáculo jugaste con matar a Piripincho?

No no no, era con un final en el que Piripincho se iba a su estrella, a su mundo, se tiraba una bengala como que se iba allá, quedó todo muy mágico, pero la gente se lo tomó de otra forma.

¿Y volviste con Piripincho, cuándo?

Al otro año (carcajadas)…volví al otro año porque sentí como una revelación que me decía: “vos tenés que cada tanto volver”. Porque Piripincho tiene como una especie de metafísica rara que me excede a mí.

¿Cómo es eso?

No sé…muchas obras de Piripincho las escribí dictadas no sé si por mi conciencia, mi inspiración o mi qué, pero he escrito obras que no me daba la mano para hacerlo. Y esa vez escribí que Piripincho tenía que decirles ciertas cosas a los chicos para salvar el planeta que estaba mal. Y cuando quise hacer eso me pasó de todo. ..Al final la hice un día y me pasó algo increíble, se me quemaron los zapatos cuando hice la función. Unos zapatos nuevos de goma gruesa.

"El director me dijo ponete cualquier cosa que encuentres y aparecé en el grupo para poder cobrar la quincena, porque no te la van a pagar”. Entonces me puse lo que encontré. Entre esas cosas estaban los dientes, una peluca parecida a mi pelo..."

¿Qué fue un chispazo…?

Yo bajé…porque Piripincho bajaba de atrás del sol, y sentí una fuerza impresionante. Sentí que caminaba mal y vi que se me habían desintegrado los zapatos. Tuve que hacer toda la función sin las suelas. Lo raro también fue la cantidad de gente que fue ¿Cómo sabía esa gente? Porque era una función para los amigos, sin publicidad.

EL NACIMIENTO DE PIRIPINCHO EN TELEVISIÓN

“Piripincho nació en canal 9 en Bs As. Ese programa nunca lo dieron acá. Yo vivía en Rosario y viajaba dos veces por semana y se grababa allá. Era cuando empezó el color en canal 9”, recuerda Ansaldi.

¿Quién te llamó para Canal 9?

Me llamó el mismo productor que llevaba el Chavo del 8. Me acuerdo que estuve en contacto con Gómez Bolaño (actor que interpretaba el Chavo) y él me dijo “vos ese personaje lo tenés que hacer, vas a ver que va a tener mucho éxito”. Yo recién empezaba como Pelopincho (el antecedente de Piripincho), y después le tuve que cambiar el nombre por las piletas Pelopincho.

Yo estaba en una producción de canal 9, era una tira diaria tipo El Chavo pero más fantástica, mas piripinchesca. Yo no tenía que entrar enseguida en la historia, entonces el director me dijo “ponete cualquier cosa que encuentres y aparecé en el grupo para poder cobrar la quincena, porque no te la van a pagar”. Entonces me puse lo que encontré. Entre esas cosas estaban los dientes, una peluca parecida a mi pelo, unos zapatos que me quedaban re chicos y una cosa que me picaba. No tenía ni letra ni nada. Lo único que decía era (imposta la voz) “eso digo, eso digo”. Después empezaron a reírse todos de lo que yo decía, al director le gustó y me empezó a escribir letra.

Cuando empezó a salir Piripincho y tuvo éxito el creador de Pepona Popina, Carlos Serrano, dijo que el personaje era de él. Yo tuve que ir ante el juez a decirle que Pelopincho y Piripincho eran diferentes. 

 

PODCAST. ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA RADIO

¿Qué se dijo?

Ser o no ser Piripincho / delirar el teatro / de revelaciones y fuego en los zapatos / Pelopincho y Piripincho conversan ante el juez / al Chavo del 8 le gusta ese personaje.

ESCÉNICAS
Buchin Libros
ÚLTIMAS NOTAS
Cámara de diputados
@ La Canción del País 2017