EL FENÓMENO DE LOS BOOKTUBERS. ENTREVISTA A GIUU

Audiovisuales
24 de abril de 2015

Giuu López Miño, booktuber rosarina.
 

Chicos adolescentes con una cámara fija en sus habitaciones. Desinhibidos, histriónicos y sobre todo lectores voraces, se filman y editan sus propios videos, en los cuales muestran, recomiendan o le bajan el pulgar a los libros que leen.

----------------------------------

Por Daiana Henderson

“El primer libro que leí este mes fue La invención de morel de Adolfo Bioy casares. Este libro lo tuve que leer para el colegio. (…) Tengo que decir que dentro fue un libro bastante llevadero y es porque no tiene mucho juego de tiempo y espacio que es con lo que nos solemos marear en este tipo de género, entonces fue muy fácil de leer y muy llevadero, aunque no es de los libros que más me gustan y por eso le di 3 de 5 estrellas.” dice Julieta en su canal de Youtube “Atrapada entre letras”. El libro de Bioy Casares se ve chiquito entre los ladrillos de 300 a 400 páginas que suelen leer y reseñar los booktubers en sus canales de Youtube.

¿LOS BOOK QUÉ? 

Los booktubers, son un subgénero de los youtubers, chicos que filman y autoeditan periódicamente videos, con cámaras fijas en sus habitaciones, comparten y actúan situaciones de sus vidas, de manera graciosa y con gestos de complicidad hacia su público. Los booktubers son adolescentes fanáticos de la literatura juvenil, mayormente sagas de autores norteamericanos, que se dedican a mostrar mes a mes las incorporaciones a sus bibliotecas y las video-reseñas de los libros que leyeron, los que les gustaron y los que no.

“Fácil de leer”, “llevadero”, “se lee rapidísimo” son las cualidades positivas que más aparecen valorizadas entre estos chicos. Es que su práctica de lectura es visiblemente voraz, tienen que leer mucho en poco tiempo, conseguir los libros de inmediato (si aún no están traducidos, los leen en inglés) y se sienten responsables por cumplir con una entrega semanal para sus seguidores.

Entre ellos hay mucho feedback: antes de hacer un video les preguntan a sus seguidores si les interesa que hagan tal cosa o tal otra. También sus seguidores les hacen saber cuándo algo les gusta o cuando no están de acuerdo con alguna opinión. Dialogan, se siguen entre ellos, se citan, se recomiendan y se hacen amigos. Una práctica común es el “book-tag” que consiste en crear una especie de desafío que los demás chicos replican en sus canales, por ejemplo: elegir un libro por cada color del arcoíris, un libro por cada una de tus iniciales, adivinar qué libro con los ojos vendados, etc. Otras de las prácticas típicas son el “Wrap up” y el “Book haul”, el primero consiste en comentar los libros leídos del mes, el segundo en mostrar los libros adquiridos, leídos o por leer.

EMPATÍA Y VORACIDAD

Un buen promedio de lectura para ellos es entre 6 y 8 de esos libros en un mes. Es común escuchar a algunos de estos jóvenes pedir disculpas a sus seguidores y excusarse por haber leído sólo 4 o 5 libros en las últimas 4 semanas.

Los videos duran alrededor de 5 minutos, un poco más un poco menos, están muy bien editados, tienen música, son dinámicos e interactivos. Es que ellos conocen perfectamente la duración y el carácter que tienen que tener para no aburrir

Esto es un valor fundamental: el entretenimiento, que lo que leen los entretenga, los haga identificarse con los personajes (“lo amo”, “lo odio”), y que los videos también los entretengan. Son chicos desinhibidos, histriónicos, bailan, cantan, hacen chistes frente a cámara, se ponen en ridículo, muestran sus sentimientos, adolescentes y fervorosos. Cuando un libro les gusta hacen su máximo esfuerzo por convencer al resto de que lo lean, para compartir las lecturas, intercambiar las opiniones.

Algunos de ellos tienen canales de youtube, otros tienen también blogs donde amplían sus reseñas por escrito. Siempre en un registro absolutamente subjetivo, se enamoran perdidamente de los personajes de las novelas, se enojan cuando una saga rumbea para un lado que no les gusta, no se acuerdan muy bien los nombres de los autores de los libros y no disimulan ante cámara cuando no saben pronunciarlos, porque lo que más importa es la historia-en-sí y el carácter de sus personajes.

“Este libro va de que…” es un modo común de iniciar sus reseñas. No importan los recursos estéticos o literarios en el tratamiento del texto, no entra aquí ninguna valoración de este tipo, sino qué sucede en la trama, qué temas trata o toca el libro, cuál es la personalidad de los protagonistas a quienes aman o detestan con la misma intensidad.

“Este libro no es muy para adolescentes porque los protagonistas son adultos” dice una chica en su canal. También agradece a la editorial que le envió los libros, lo cual no la priva de decir por qué el libro le resultó malo o aburrido.

Algunos de ellos tienen canales de youtube, otros tienen también blogs donde amplían sus reseñas por escrito. Siempre en un registro absolutamente subjetivo, se enamoran perdidamente de los personajes de las novelas, se enojan cuando una saga rumbea para un lado que no les gusta.

El fenómeno de los booktubers empezó hace menos de dos años, principalmente en México y España, y comenzó a expandirse en Argentina el año pasado. En el país hay actualmente una veintena de booktubers más o menos reconocidos en el círculo. El pasado 10, 11 y 12 de abril se llevó a cabo en Buenos Aires el Club Media Fest que reunió a 30.000 personas en un encuentro de youtubers de todo tipo y de todos lados. En la fiesta estuvieron presentes de los más “famosos” del fenómeno, entre ellos el español Rubius que fue noticia en los diarios por haber colapsado totalmente la seguridad prevista para su llegada en Ezeiza con miles de fanáticos.

Lo cierto es que estos jóvenes están siendo tenidos en cuenta por las editoriales que publican este tipo de literatura juvenil, algunos de ellos son contratados para producir sus videos y monetizar sus visualizaciones. Más que críticos asumen el papel de los consumidores especializados que comentan y recomiendan productos en foros. En una época en que la publicidad dejó de tener credibilidad y en que los consumidores se volvieron activos y críticos (intensificado por la cercanía y el intercambio de información que posibilita internet), los nuevos referentes de los adolescentes no son ya las grandes estrellas de televisión, sino sus propios pares.

UNA BOOKTUBER ROSARINA

Hace un par de semanas tuvimos en nuestros estudios a Giuu López Miño, una de las representantes locales del fenómeno del Booktube. Giuu nos contó cómo se relacionan entre ellos, qué y cuánto leen y, principalmente, cuáles son las prácticas típicas de un booktuber.

“Uso guiones sólo cuando reseño un libro” dice y reconoce que si bien la literatura que leen es comercial, encuentran en estos libros reflexiones o metáforas sobre la vida que los gratifican, así como también encariñarse con personajes tanto por la empatía como por la admiración de su carácter.

Nos habla de cómo el mercado no tarda en sacar provecho de la espontánea producción de estos adolescentes y la repercusión que tienen entre sus pares. Y por último nos cuenta del Club Media Fest que tuvo lugar del 10 al 12 de abril en La Rural, en Buenos Aires, al cual asistieron más de 30.000 fanáticos.

AUDIOVISUALES
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017