Revolucionistas, rebeliones y feminismos

"Una genealogía de las luchas populares protagonizadas por mujeres"

ARTE
20 de marzo de 2019

Por Fernanda Blasco
Para leer y/o escuchar

 

Cada ocho de marzo se renueva la apuesta y miles de mujeres salen a la calle a reclamar sus derechos. Cada vez son más mujeres las que empujan la marea verde. Muchos piensan que el feminismo rosarino nació con el #NiUnaMenos en 2015, pero si bien ese fue un momento bisagra, la ola venía de antes. Otros piensan que el feminismo es una moda pasajera. Pero no parece.

Si alguien tiene dudas puede recorrer la muestra “Revolucionistas, rebeliones y feminismos”, que va a estar durante todo marzo y abril en el Centro Cultural Angélica Gorodischer. El de San Martín y San Juan. El mismo centro cultural que cualquier otro mes de cualquier otro año se llama Roberto Fontanarrosa.

“Revolucionistas” no es la típica muestra de mujeres destacadas que se hace en marzo. Es una propuesta estética y política que recupera una mirada feminista de la historia de Rosario. Lo explica Sonia Tessa, una de las curadoras de la muestra organizada por el municipio y el Centro de Estudios Latinoamericanos Ernesto Che Guevara (Celche).

“Creo que hasta ahora, nunca se había trazado esta genealogía, incompleta seguramente, de las luchas populares protagonizadas o en las que las mujeres fueron muy importantes. Y a la vez de las luchas feministas, que podemos marcar un comienzo en la década del 80 pero no es que allí  haya comenzado todo, todo viene y tiene otra vertiente. Hay todavía mucho por reconstruir, esta muestra es apenas un recorrido, sin embargo es un recorrido que hasta ahora no se había hecho”.

Revolucionistas tampoco es la típica muestra en cuanto al formato, porque no espera que los visitantes sean meros espectadores.“Proponemos no solo mirar fotos, documentos históricos, obras de arte. Proponemos también formar parte de una experiencia, de verse en una manera verde y ver como esa marea recoge el legado de otra luchas como las de madres y abuelas de plaza de mayo. Pero también ver eso en acción, en fotos, casi algunas arrancadas de álbumes familiares”, explica Tessa.

La muestra empieza incluso antes de entrar al centro cultural. En la esquina de San Martín y San Juan hay una torre con pancartas con frases históricas vinculadas a la lucha feminista: “La maternidad no es destino”, “Mujer que se organiza no plancha más camisa” y “Somos las nietas de las brujas que nunca pudiste quemar”. Son muchos los que paran a mirar de qué se trata, y funciona como llamador para invitar a la exhibición.

Apenas se ingresa al centro cultural, en la primera sala, hay un diálogo entre pañuelos verdes y pañuelos blancos. Esa parte de la muestra focaliza en las multitudes que hacen que un momento pase a ser histórico.

Si se camina un poco, se llega a una segunda sala, donde se ofrecen contenidos audiovisuales que tienen a las microresistencias como protagonistas. Son seis pantallas que proponen, en loop, una historia narrada en primera persona por ex presas políticas y feministas. Son mujeres estaban agrupadas en Unidas, un movimiento feminista casi desconocido que en los 80 realizaba intervenciones callejeras, grafitis y hasta llegó a editar una revista.

Sonia Tessa en la inauguración de “Revolucionistas, rebeliones y feminismos”.

"En ese momento, yo hacía un comentario, en algun lado, en el trabajo. Ponía un bocadillo y todos se me cagaban de risa, la verdad es que se reían. Hoy te escuchan y probablemente te respetan. Y si no te respetan vas a tener herramientas para hacerte respetar, en ese momento había mucha soledad", dice una integrante de Unidas.“Empezamos a cuestionarnos nosotras mismas, qué es lo que queríamos. Lo que más me gustaba era que empezábamos a leer cosas nuevas, una interpretación de la vida totalmente distinta”.

El último salón de la muestra está dedicado a las intersecciones. Recorriendo este espacio podés confirmar que el Encuentro Nacional de Mujeres es cada vez más numeroso, averiguar que en el cierre de la edición 2003 fue donde se vio el primero un pañuelo verde. Podés ver registros históricos sobre el primer equipo de fútbol femenino de 1913, conocer sobre la cátedra del aborto abierta hace poco en la Facultad de Medicina de la UNR, o admirar el cuadro de Mónica Castagnotto que mezcla la imagen de la Virgen con vulvas y que en su momento generó controversia al ser expuesto en el Museo Castagnino. Las imágenes más recientes son de la vigilia fuera del congreso mientras los legisladores nacionales debatían sobre la legalización del aborto.

Revolucionistas te muestra las luchas que alimentaron el momento histórico actual. Después de recorrer la muestra queda claro que el feminismo no es una moda y que, definitivamente, no empezó ayer. Como bien escribieron en algun momentos las primeras feministas rosarinas:

“Ninguna opresión o injusticia ha terminado por la voluntad de quienes se beneficiaban con ella, ninguna discriminación ha desaparecido por milagro, siempre se debió a que hubo quienes no se resignaron, se organizaron y lucharon”.

 

ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017
Porno indir sex hikayesi