UNA CASA Y UN TAMBOR: EL PRIMER LIBRO DE PAULINE FONDEVILA

Arte
5 de diciembre de 2014

Se presenta el sábado 13, a las 19 hs. en el Club Editorial Río Paraná (Catamarca y Corrientes)

Una casa y un tambor (editorial Ivan Rosado) es el primer libro de la artista francesa, radicada en Rosario. Existente hace mucho inmaterialmente, ha sido escrito en un lenguaje no verbal a lo largo de su obra. Para hablar del libro es necesario hacer, antes, un breve repaso por la expedición artística de Pauline.

------------------------------

LA ARTISTA DEL HIPERVÍNCULO

Pauline Fondevila nació en Le Havre, Francia, en 1972. En 2008 una beca la trajo a Rosario -donde se instalaría- para llevar a cabo una propuesta: algo así como una enciclopedia de arte dibujada que llevó por título “Lejos de todo, lejos de ti” (homónimo de una de las tres partes que componen el libro). Esta enciclopedia, donde se dan cita artistas contemporáneos, escritores, músicos, directores, fotógrafos, actores y también libros, películas, puertos, monumentos y un infinito etcétera, es de alguna manera el cuaderno de la expedición de Pauline.

En 2010, luego de dos años de producción, la enciclopedia tuvo como corolario una conferencia en la isla, frente a la ciudad de Rosario: un barco partió desde La fluvial con los únicos testigos de la performance para la que Agustín Gonzalez (escritor, psicólogo y artista rosarino) pondría su voz y cuerpo. Deliberadamente, los únicos registros de  ese encuentro fueron los dibujos que otros artistas se dedicaban a bocetar en el acto. Este, puede decirse, es uno de los modus operandi de Fondevila: cada una de sus piezas invocan o citan de manera directa obras de otros artistas, de todas las disciplinas, y generan a su vez nuevos relatos.

“Dos años me hicieron falta para reunir y dibujar el banco de imágenes, es decir reconsiderar las obras que cargo conmigo desde muchos años, volver a verlas, deshacerme de algunas, y acercarme a nuevas obras y hacerlas mías. Dos años también para conocer un poco el río, sus islas y su mundo paralelo” escribía Pauline en 2010.

En 2011, en su muestra “Paraná Tropical Folk System”, en Barcelona, a la serie de dibujos que componen la Enciclopedia del náufrago la acompañó una maqueta, la representación tridimensional de la conferencia en la isla.

Más de 1.500 dibujos conforman su universo enciclopédico. 250 dibujos fueron dados a la luz y pueden recorrerse de manera virtual. Fondevila cita, pega o reproduce la obra de artistas (clásicos y contemporáneos se codean sin diferencias temporales ni jerárquicas) que forman parte de su cosmos familiar. Las imágenes son intervenidas, sin excepción, por la artista, que se apropia de los contenidos y los resignifica. Los textos que acompañan a cada dibujo a modo de notas no tienen casi relación –al menos directamente– con aquellos. Más bien constituyen pequeñas “entradas” (en el sentido bloggero del término) de un náufrago que aprende a sobrevivir y a comunicarse con su isla. 

EL LIBRO

Una casa y un tambor (editado por la editorial local Ivan Rosado) viene, entonces, a constituir otro elemento del sistema-fondevila, es una parte de su composición astrológica. El libro es una novela, en primera persona, el diario de un náufrago que resuelve día a día su existencia y pone en diálogo a los fantasmas –los suyos y los de la isla–. Los textos son en su gran mayoría una reescritura de la Enciclopedia emprendida en 2008, con dos diferencias fundamentales: la primera es que se trata de una pieza textual, sin dibujos, a excepción del de la tapa y de los tres que acompañan a cada uno de los capítulos (“Una isla en el río”, “Lejos de todo, lejos de ti” y “Los peces cantarán, las flores fumarán”); la segunda es que, si en la Enciclopedia aparecía una isla abstracta (por momentos era el mar, por momentos era el río) y un náufrago genérico (primera persona del masculino), en el libro aparece con nitidez un náufrago que es una artista, mujer, y una isla que se encuentra en algún lugar del río Paraná.

El náufrago  aprende a convivir con sus nuevos sentimientos y a reinventar los dejados en tierra firme. En este diario, al igual que en su obra plástica, la autora recaba información sobre la fauna y la flora del litoral y de su universo fantástico, onírico y surrealista.

La protagonista del libro construye: primero un tambor, después un barco que deriva en casa, luego un escritorio. También hace dibujos en la arena y en el cuaderno que lleva por diario, como una manera de olvidar los pensamientos que la entristecen: “Para sobrevivir a la soledad y a la falta de todo, tengo que ser mi propia distracción”. El náufrago entonces empieza a agregar elementos al medio ambiente que poco a poco acepta como propio, e inevitablemente altera el ecosistema. Algo ha cambiado desde su presencia en la isla.

Desde su llegada, el náufrago intenta aplicar su imaginación y entrenar su disciplina para lograr salir de la isla. Luego, la falta de voluntad de trabajo se convierte en voluntad de quedarse en la isla, a la que hace propia mediante el amor y el miedo: “El barco que había empezado a construir se transformó con los días en una casa, sin que recuerde con claridad haber decidido cambiar de plan. Cuando volví a la obra descubrí comienzos de paredes y bocetos de puertas. Lo que iba a ser un casco liviano y destinado a flotar, se convirtió en unas fundaciones firmemente encastradas en la tierra. La isla me está invitando a quedarme.” La supervivencia al hambre, la soledad y la falta de inspiración, se va desplazando del centro de atención,  y deja paso a la canción natural de la orilla, a una conversación con la isla, sus plantas, sus animales y sus signos misteriosos: “Con calma, creo que podré llegar a algo. Una especie de acuerdo entre la isla y yo. Pero para eso necesito mucha disciplina y algo de fe.”

El libro se compone de una escritura sencilla, humilde y transparente. Hay referencias claras a la cultura argentina (“Me levanté tarareando una cumbia cuyo autor no me acordaba. Me sentí feliz y supe hacer durar este sentimiento todo el día. Nunca me faltes, nunca me engañes, que sin tu amor yo no soy nadie.”) a las que se superpone un castellano más bien neutro (en el vocativo predomina la utilización del tú), producto de la hibridez con que Fondevila construyó su relación con la lengua española, tras haber vivido en España. El libro es un diario de los sentimientos, del amor y del desamor, de lo desconocido volviéndose familiar y lo familiar deformándose en el recuerdo. Pero también es el libro de una exploradora dedicada y sensible que, poniendo mucha atención, logra entender el lenguaje salvaje y tierno de la fauna y la flora del litoral.

El libro se presenta el sábado 13, a las 19 hs. en el Club Editorial Río Paraná (Catamarca y Corrientes). Junto con el libro, están a la venta 20 modelos de dibujos originales, firmados y numerados, realizados con tintas verdes y doradas.

Por DH

 

ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017
Porno indir bedava mobil porno sex hikayesi