NECESITO UNA DROGA LLAMADA TÚ: FERIA DE ARTE CONTEMPORÁNEO

Arte
5 de diciembre de 2014

Obra de Maximiliano Rossini
 

En “Embrujo”, un nuevo espacio para el arte contemporáneo local, emplazado en la Galería Dominicis, (Corrientes y Catamarca), inaugura el sábado 6 de diciembre a las 19 hs, la tercera edición de la Feria de arte contemporáneo "Necesito una droga llamada tú". En el evento estarán a la venta obras de arte de artistas locales y musicalizará Emiliana Arias.  

------------------------------

Recientemente, se abrió en Rosario un nuevo espacio para el arte contemporáneo local. Está emplazado en la Galería Dominicis, ubicada en Corrientes y Catamarca, y lleva por nombre “Embrujo”. Este sábado 6 de diciembre a las 19 hs. inaugura la tercera edición de la Feria de arte contemporáneo "Necesito una droga llamada tú". En el evento estarán a la venta obras de arte de artistas locales y musicalizará Emiliana Arias. La feria estará hasta el 19 de diciembre.

Algunos de los artistas que participan de esta muestra: Mariana Telleria, Roman Vitali, Claudia del Río, Maximiliano Masuelli, Daniel Garcia, Maxi Rossini, Michelle Siquot, Max Cachimba, Angeles Ascúa, Diego de Aduriz, Juan Manuel Brandazza, Mario Caporali, Silvia Lenardón, Pauline Fondevila, Lisandro Arévalo, Roberto Echen, Oscar Vega, Pato Spessot, Ariel Costa, Malena Cocca, Fabiana Imola, Mimi Laquidara, Sol Pipkin, Agustín González, Lila Siegrist, Georgina Ricci, Juan Hernández, Renata Minoldoo, Carla Colombo, Florencia Laorden, Pablo Bofelli, Valen Paulucci, Lucia Tognarelli, Vir Negri, Sebastían Ruiz Dias, Nhadhia Tica, Rodolfo Marusicx , Hernán Camoletto, Romi Casile, Fede Cantini y Guido Yanito.

Le hicimos algunas preguntas a Virginia Negri, gestora de Embrujo, para saber más sobre el proyecto y sobre la Feria de arte contemporáneo. 

¿Cómo describirías a Embrujo?

Embrujo no encaja en nada y es muchas cosas. Principalmente creo que es mi obra, en el sentido en que los artistas llamamos a nuestros trabajos, podría también decir: mi última producción, tomando en consideración el legado de las vanguardias artísticas, la unión de arte y vida.

Por otro lado puedo describirlo como una galería de arte, eso resulta más fácil. Pero tampoco es una galería en el sentido estricto del término, o al menos no lo es exclusivamente.

Embrujo es el lugar que alquilé para que se realicen las cosas que tengo ganas de ver y hacer, también para continuar algunas propuestas que sucedieron en otros lugares,  principalmente en el proyecto que tuvimos junto a mi amigo Juan Manuel Brandazza en Refinería, al que llamamos “Triple X acción mutante”. Muchas ideas que llevamos adelante allí ahora funcionan acá, como es el caso de la feria de arte contemporáneo “Necesito una droga llamada tú”.

Entonces, Embrujo es el lugar físico donde sucede todo lo que se me ocurre y donde también suceden cosas que otros me proponen Embrujo también es mi taller y mi oficina.

Embrujo es la renovada sede de la feria americana Ejército de Vanguardia, que ya superó las cincuenta ferias. Embrujo es medio santería, tengo gualichos, amuletos, estampitas, velas, piedras, plumas de caburé, jabones, santos de todo tipo y de diversas religiones, pociones mágicas, fluidos para el amor, la fortuna, el trabajo, la salud.

Embrujo también es una regalería de objetos curiosos y souvenires de todo tipo y de todo el mundo,  por ejemplo: te podés encontrar con pipas del Perú, imanes de Amsterdam, silbatos de una tienda de diseño de París, velas de celebración de Londres, cordones de zapatillas de led, entre otras curiosidades.

Un Embrujo es energía encausada, direccionada, puesta con intención para lograr un deseo. En mi universo, lo que sucede en Embrujo es muy mágico. Es energía puesta al servicio de los demás.
Por último, “Embrujo” es una de las cumbias más lindas que escuché, de Los Palmeras, recomiendo escucharla y bailarla.

 

¿Hace cuánto venís armando este tipo de actividades?

Mis actividades en Embrujo empezaron en agosto de 2014. Hubo exhibiciones de cuatro artistas enormes: Ariel Costa, Nicanor Aráoz, Maximiliano Masuelli y Ángeles Ascúa. Asimismo, mes a mes organizamos la feria y el showroom del Ejército junto a mis compañeras, gestioné un taller de escritura creativa con Rosario Bléfari (quien también nos brindó un recital inolvidable en los pasillos y escaleras de la mítica Galería Dominicis) y variadas muestras y vernissages de personas que contrataron el espacio.

Pero mis actividades “de este tipo” se remontan a una década atrás. Por el año 2003 Federico Leites tenía un espacio que se llamaba “70veces7”. Él fue la primera persona que me invitó a armar actividades vinculadas al arte, fuera del ámbito académico: muestras, proyecciones, híbridos, fusiones de cosas inclasificables. De ahí en más, podría decirse que nunca paré, tuve periodos de mayor y menor actividad, más o menos centrados en la producción personal o colectiva, pero siempre intentando generar uniones impensadas y trabajo colectivo, en términos de Roberto Jacoby, “tecnologías de la amistad”, donde el artista no se piensa en tanto individuo sino que privilegia la colaboración, la acción grupal.

¿Con qué cosas se va a encontrar el que se acerque a ver esta muestra?

En un sentido estricto, no es una muestra, no está pensada como tal. Se trata de una feria de arte contemporáneo. Desde ese lugar, es un poco menos pretenciosa a la hora, por ejemplo, de pensar en el montaje y la ubicación de las obras.

La idea de la feria es que haya obras de muchísimos artistas a precios cuidados, populares, y de esta manera animar, entusiasmarnos entre todos al intercambio y la circulación de las piezas. Se van a encontrar con una variedad de pinturas, dibujos, fotografías, grabados, esculturas, collages, objetos diversos, que pertenecen a artistas consagrados, en ascenso, emergentes y desconocidos, todo a precios similares.

Para alguien que desconoce el estado actual de la producción artística rosarina, ¿qué podrías decirle sobre los artistas que participan de la muestra?

Para quien desconozca, podría decirle que no se pierda la oportunidad de venir a conocer, en una única comunión, las producciones de los artistas que trabajan de forma activa dentro del arte local. Los artistas que participan en la feria son personas comprometidas, reflexivas, para quienes el arte no es un hobbie sino su trabajo, que realizan con responsabilidad y conciencia. Estas obras dan cuenta del conocimiento, placer estético, capacidad, habilidad talento y experiencia.
 

Obra de Carla Colombo
 
 
Obra de Juan Hernández 
 
 
ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017
Porno indir bedava mobil porno sex hikayesi