LA RISA EN LA NOCHE NEGRA

Arte
7 de julio de 2014

“La Revista Humor y la Dictadura”, es la muestra que se expone, con entrada gratuita, en el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa (San Martín 1080, Plaza Montenegro), hasta el 31 de julio, como parte de la celebración  de su primer aniversario con su nuevo nombre, en homenaje al dibujante y escritor rosarino.

60 Reproducciones de las principales tapas, ilustraciones y fotografías de la emblemática publicación en el período 1978/1983. Nora Bonis, esposa del dibujante Andrés Cascioli, -el encargado de las famosas tapas fallecido en 2009- y curadora de la muestra dijo en De Ushuaia a la Quiaca que “la revista nació en 1978 tímidamente por la necesidad de un grupito de personas, de dibujantes y periodistas, que querían volver a trabajar. Empezó como un club de amigos que hacían una revista que les gustaba hacer”.

Entre esos amigos que se convirtieron en referentes del humor político y gráfico de la Argentina están el propio Casciloli, Sergio Izquierdo Brown (“el que se encargaba del lápiz, mientras que Casciloli hacia el color”), Crist, Oski, Ceo, Fontanarrosa, Limura, Tomás Sanz, Aquiles Fabregat, Rep, Grondona White, Tabaré, Peyró, Meiji y Eduardo Grossman. “Traje un regalo para los rosarinos, que ya está colgado”, anunciaba Bonis, “es un retrato original del Negro que hizo Andrés (Cascioli) en 2006 y que a mi me gusta mucho”. La muestra “esta dedicada a los jóvenes, porque es la historia de un grupo que en épocas muy feas no se entregó, es un canto a la esperanza. Cambiar las cosas a través del humor es interesante”.

NO MORIR EN EL INTENTO

“La revista no salió a decir frontalmente “somos opositores”, ensaya Bonis, cuando se le pide una explicación posible sobre por qué la revista no fue clausurada de cuajo ni bien empezó a tener una postura critica y satírica sobre los militares en el poder. “No hubo una clausura, pero si un montón de aprietes, vigilancias y momentos feos. Con el correr del tiempo y apoyado por los lectores, el proyecto dejó de ser el de un grupo de delirantes inconscientes para ser una experiencia más formal”.

Andrés Cascioli.

En una nota sobre otro libro que investiga la experiencia Humor, la investigación de Diego Igal “Humor Registrado. Nacimiento, auge y caída de la revista que superó apenas la mediocridad general”, se expresa que “ese éxito se debió a la sagacidad de sus creadores, que supieron utilizar el humor gráfico como una herramienta del periodismo crítico para lidiar con la censura y, a su vez, para esquivarla. Por otra parte, al permitir la existencia de “Humor Registrado”, el gobierno dictatorial argentino le demostraba al presidente estadounidense Carter que “hacía concesiones democráticas”. El compromiso ético de “Humor Registrado” se manifestó en sus caricaturas e historietas, pero también en sus notas a fenómenos de la resistencia como Teatro Abierto y en sus entrevistas a artistas e intelectuales considerados prohibidos”.

Bonis por su parte describe a “Humor” como una publicación con intereses amplios: “había teatro, libros, recitales, tenia mucho de revista cultural, no era ciento por ciento de política, porque seria un queso de aburrida, era una revista de cultura con critica social. Y sobre todo con un correo de lectores que se fue agrandando.  La revista publicaba lo que lectores mandaban, eso era una cosa que no sucedía”.

TIRAR: LOS EJEMPLARES

Entre otras perlitas del material expuesto hay en reproducción dos trabajos audiovisuales. Uno hecho para Canal (á) por Eliseo Álvarez, y otro,que se puede ver acá, por Carlos Ulanovsky para Encuentro. “No sé de dónde sacó las imágenes Carlos (Ulanovsky), cuenta Bonis, pero ese tiene el momento en que secuestran el numero 97 de la revista desde la imprenta. Se ve que está la policía esperando que salga para secuestrarlo. Se iban a tirar 350 mil ejemplares, pero secuestraron 250 mil y 100 mil salieron en capital, los pudieron salvar”.

Otro de los aspectos que analiza Bonis en charla con el programa es la “sensación de soledad, que se sintió entre los integrantes de la revista durante la guerras de Malvinas” ya que Humor “se opuso en sus páginas a la guerra y acá se vivía una especie de nacionalismo, porque la gente estaba contenta”. “Es una historia que no hay que perdérsela. Vale la pena recorrerla, cuando terminás te quedás bien, no es para nada triste ni trágico”, dice la curadora sobre la muestra.

La revista Humor dejó de salir en 2000, luego de “35 juicios por calumnias e injurias, por parte del Menemismo  a la editorial” “La Urraca”, el proyecto editorial que había fundado Andrés Cascioli a mitad de los setenta, y que editó más de un decena de revistas como El Péndulo, El Periodista de Buenos Aires, Humi y Fierro.

MÁS FONTANARROSA

Como parte de la conmemoración de este primer aniversario de la imposición del nombre de Fontanarrosa a ese espacio cultural, se pondrán en escena dos obras sobre textos del “Negro”.   El viernes 11, a las 20 h, “Inodoro Pereyra y Mendieta Perro”, dirigida por Mario Vidoletti, y el viernes 18, también a las 20 h “Puro Fontanarrosa”, que destaca el humor de sus textos uniendo a artistas rosarinos de diferentes estéticas.

Cuatro monólogos articulados y sucesivos que conforman un espectáculo en el que participan los actores Silvina Santandrea, Juan Pablo Cabral, Manuel Baella y Celeste Campos y los músicos Franco Fontanarrosa, Homero Chiavarino, Matías Tamburri, Juan Iriarte y Vivi Strano; con dirección de Adrián Giampani, Liliana Gioia, Mario Vidoletti y Gladys Temporelli.

ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017