Lo que ves es lo que hay

ENTREVISTA A MARIA SUARDI Y MARCELO VILLEGAS

ARTE
17 de agosto de 2018

por Daiana Henderson

En las dos salas de la galería Diego Obligado (Güemes 2255) se despliegan las muestras de los artistas rosarinos Maria Suardi “Sin fin” y de Marcelo Villegas “El crecimiento se agita”. En la convivencia de lenguajes están puestas en diálogo las distintas materializaciones artísticas que adopta la obsesión por la forma geométrica reinventada, y lo que su corporeidad propone al espectador. Ambas escapan a la posibilidad de lectura interpretativa o decodificada y depositan su fe en la impresión de la forma icónica.

Desde el exterior del local y a través de sus amplias ventanas ya se pueden divisar algunas de las piezas que componen el trabajo de Villegas. Se trata de una serie de módulos realizados en font de 18 milímetros de ancho; según cuenta el artista entrevistado en La columna de Maite: “Era el espesor justo para la sombra, tiene un tratamiento para el MDF, pintado con acrílicos y los cortes son industriales, cortes laser”. Cada módulo tiene dos versiones: una “hueca” y una “llena”, un positivo y un negativo, ya que lo que en una pieza se recorta como fragmento faltante, se encuentra dispuesto en otro lugar de la sala como pieza completa.

La invención de las figuras y su tratamiento de colores plenos (rojos, azules y negros) junto con la precisión del corte industrial, generan una tensión y cierta sensación de frialdad, donde la mano-humana, es decir, las marcas de la subjetividad creadora, están ausentes. Por otro lado, al tratarse de figuras planas pero corpóreas, todas amuradas a la pared, hay un elemento externo que pasa a cumplir un rol fundamental en la obra contemplada: ni más ni menos que la relación del objeto con la sombra que proyecta y que lo enmarca, según la intensidad y la dirección de la luz. En este sentido, la obra termina de definirse, se actualiza, según el modo y el lugar en que se encuentre montada. Su forma última es adquirida en el momento de montaje. Y si bien la propuesta no es figurativa, las formas remiten a dos universos, uno natural y uno artificial: la naturaleza del fuego y la evolución del alfabeto tipográfico.

“Siempre la geometría me lleva a algún lugar donde las formas viven por sí mismas, a mí eso me interesa muchísimo. Mi trabajo para mí es racional, pero siempre el subconsciente actúa. Vos me podés preguntar por qué puse la gama de los rojos, los triángulos… ese es mi subconsciente, yo no lo sé.” (Maria Suardi)

En la sala posterior, que ocasionalmente funciona como trastienda, se encuentra montada la muestra Sin fin, de la artista rosarina de extensa trayectoria María Suardi. Suardi fue, junto a Pedro Sinópoli, una de las primeras serigrafistas de Rosario, técnica que aprendió en Londres en la década del 60. A 50 años de su primera exhibición, su producción ha transcurrido a través de la pintura, la gráfica y la escultura. Se define como una enamorada de la geometría: “Siempre la geometría me lleva a algún lugar donde las formas viven por sí mismas, a mí eso me interesa muchísimo. Mi trabajo para mí es racional, pero siempre el subconsciente actúa. Vos me podés preguntar por qué puse la gama de los rojos, los triángulos… ese es mi subconsciente, yo no lo sé.”

Fue en el taller de Eduardo Serón en la década del 70 donde comenzó a trabajar el arte concreto, denominación que prefiere frente a la de arte abstracto: “Concreto equivale a decir que la forma habita allí donde está. En otras palabras, no hay connotación; lo que ves es lo que hay.”

La muestra Sin fin se despliega en dos paredes. En cada pared una serie de cuatro obras gráficas, realizadas en serigrafía en la década del 70, una serie conformada por formas primordialmente curvas y la otra por líneas rectas. Estas obras, cuenta Suardi, fueron halladas casi por casualidad por el curador de la muestra, Leandro Comba, en un cajón del taller de la artista. Sin vidrio de por medio, se puede observar el papel –algunos amarilleados por el tiempo- y el relieve de la tinta. Sobre la preferencia de la obra gráfica no enmarcada, Suardi dice “si le ponés vidrio te mirás vos, te encontrás vos en él”.

Acompañando a la muestra dispuesta en las paredes, se encuentra un modular en medio de la sala en que se exponen seis cuerpos escultóricos también geométricos que corresponden a un momento más reciente de la producción de la artista: “Llegó un momento en que necesité que la obra saliera un poco de la pared. (…) Fue una etapa hasta que dije: si salen las cosas de la pared, ahora tienen q irse al espacio y de ahí me fui a la escultura u objetos escultóricos. Yo no trabajo ni con piedra ni con molde, hago cuerpos que se van ensamblando, construcciones con esos cuerpos, siempre cuerpos geométricos.”

 

 

Escuchá la entrevista completa con Maria Suardi y Marcelo Villegas!

ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017