CHAMAL Y REVOSO, TRAILONCO Y CULTRUN: FOTOGRAFIAS Y TESTIMONIOS DEL PUEBLO MAPUCHE

Arte
21 de junio de 2016

Desde 1968 a 1974 el realizador audiovisual y antropólogo Carlos Bartolomé convivió largos períodos con los mapuches de Ruca Choroy en San Martin de los Andes, Neuquén y Boquete Nahuel Pan en la Provincia de Chubut. Lo que empezó como una amistad con un cacique terminó convirtiéndose en un trabajo de registro etnográfico y un aprendizaje fundamental para el cineasta de entonces dieciocho años. Parte de las fotografías y testimonios recopilados en aquella experiencia se exponen en la muestra Mapuches. La otra historia, hasta el 19 de julio en el CC Roberto Fontanarrosa.

"Yo era estudiante de antropología y trabajaba en cine como director de fotografía. Tenía 18 años. Tomé contacto casi accidentalmente con el cacique Amadeo Curruhinca y me quedé con él viviendo y charlando. Empecé a grabar y después se convirtió, al mismo tiempo que en mis estudios de antropología, en una tarea que me autoimpuse. Quería poder hacer un registro, tanto en cine, en fotografía, como en audio, de esta cultura de la cual antes de eso creía –nos habían hecho creer– que eran solamente salvajes de la Patagonia.", explica  Carlos Bartolomé, sobre el origen del proyecto que se extendió por seis años, a finales de la década del sesenta y que ahora compone la muestra expuesta en el CC Roberto Fontanarrosa.

El registo denominado Mapuches. La otra historia, pudo realizarze en aquel momento bajo el régimen de fomento del Fondo Nacional de las Artes y el auspicio del folclorólogo Profesor Augusto Raúl Cortazar. Lo demás fue "la inmensa hospitalidad de los mapuches de Ruca Choroy, San Martin de los Andes en la Provincia de Neuquén y Boquete Nahuel Pan en la Provincia de Chubut".

Su relato da cuenta de una relación que llegó a trascender la lógica de los estudios antropológicos convencionales, porque además Bartolomé se involucró con las comunidades, hizo suyos sus reclamos y colaboró en movimientos de reivindicación. Y es está particularidad la que explica el carácter de las fotos, naturales pero alejadas del patetismo.

"Si uno lo toma no como un exotismo sino como un intercambio el trabajo se convierte en una relación familiar, en una relación de conocimiento, producto de la convivencia - dice Bartolomé -. Las fotos no son las tradicionales fotos de la estética de la pobreza porque cuando fueron fotografiados era porque querían ser fotografiados."

Entre la fotografías y registros aparecen las tradiciones orales de su historia, su cultura, su música e imágenes de su vida como el Guillatún, quizás la ceremonia de mayor importancia para la Nación Mapuche, en donde se representa la mezcla de los dos orígenes culturales de la comunidad, por un lado los agricultores superiores –Mapuches– y por el otro los cazadores nómades –Tehuelches. 

Esta celebración de pluralidad caracteriza el origen del pueblo araucano, que incluye distintas costumbres y modos de vida. Leído en perspectiva, ofrece quizás una clave para entender en toda su vastedad el problema de la diversidad cultural.

"En la ceremonia van a poder ver una partida de caza que persigue choiques, ñandúes, mientras que en el centro de un altar se encuentran todos los productos de la agricultura, cereles y granos –explica Bartolomé–. Creemos que esto es algo que expresa muy bien que hay distintas maneras de ser humano."

 
Escuchá la nota con Carlos Bartolomé!

ARTE
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017