1966...LAS VOCES BLANCAS, MERCEDES SOSA, LOS BEATNIKS

EN QUÉ ANDABAN
25 de junio de 2017

Un año clavado en el calendario, tres canciones en el aire.
1966, En qué andaban...Las Voces Blancas, Mercedes Sosa, Los Beatniks

Por Diego Giordano

 

1966...Triunfo de las salinas grandes por Las Voces Blancas

A Través de un Colorido es el primer disco de Las Voces Blancas, un grupo que se formó en 1963 cuando el salteño Carlos Langou, que integraba el coro de la Facultad de Arquitectura de la ciudad de Buenos Aires, tuvo la idea de armar un conjunto vocal con cuatro mujeres, dos contraltos (María del Carmen Aguilar y Stella Maris Crisci), y dos sopranos (Nené Guibaudi y Liliana Piedeferri).

En 1965, el grupo deslumbró al público del festival de Cosquín no solo por la novedad de que estuviera integrado por hombres y mujeres sino también por la complejidad armónica de sus arreglos vocales. A partir de ese momento, Las Voces Blancas experimentarían numerosos cambios en su formación.

Un año después, el grupo grabó su primer simple, integrado por Zamba Azul de Tito Francia y Armando Tejada Gómez, y Triunfo de las Salinas Grandes de Hamlet Lima Quintana y Norberto Ambrós. En agosto de ese mismo año, 1966, el sello Philips publicó su primer álbum. La formación que registró A Través de un Colorido estaba compuesta por Melania Pérez (Soprano), Mónica Giménez (Mezzo-Soprano), Stella M. Crisci (Contralto y Guitarra), Jorge Semino (Tenor y 1ª Guitarra) y Edgardo Moragas (Bajo y Guitarra).

El triunfo es una danza folclórica del noroeste argentino y el sur de Bolivia, que nació como una celebración de la victoria independentista —de ahí su nombre— en la batalla de Ayacucho, que rubricó el final del dominio español en América.

Lima Quintana compuso el Triunfo de las Salinas Grandes inspirándose en la campaña que lideró Julio Roca para apropiarse de las tierras de los pueblos originarios. Por eso, en la letra hay alusiones a Roca y a los caciques Pie de Piedra (Antonio Namuncurá) y Ramón Platero. Las Salinas Grandes estaban ubicadas en el territorio que hoy comparten la provincia de Buenos Aires y La Pampa, al oeste de la ciudad de Bahía Blanca.

ESCUCHÁ ESTA SECCIÓN
EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

1966...Zamba para no morir por Mercedes Sosa

Si bien ya era una figura reconocida en el mapa folclórico argentino gracias a sus dos primeros discos, hacia 1965, Mercedes Sosa no era todavía una artista consagrada. Pero ese mismo año, Jorge Cafrune la invitó a cantar en el Festival de Cosquín y la repercusión de su actuación motivó que el sello Philips la contratara para grabar su tercer álbum, Yo No Canto por Cantar, que sería el primer escalón de su consagración a nivel continental.

La tapa del disco era un retrato del pintor mendocino Carlos Alonso y el repertorio era una síntesis imbatible de lo que daría en llamarse Nuevo Cancionero, con composiciones firmadas por Manuel Oscar Matus, Armando Tejada Gómez y Tito Francia. ¿Qué era el Nuevo Cancionero, movimiento del que Mercedes Sosa sería su más grande intérprete? En pocas palabras, una renovación de la canción popular, centrada sobre todo en el ámbito letrístico, que incorporaba una temática relacionada con cuestiones históricas y sociales, que abandonaban el paisajismo y los retratos costumbristas que habían monopolizado el folclore argentino hasta ese momento.

Esta nueva sensibilidad poética también se manifestó en letras de corte existencial, como puede apreciarse en la “Zamba para no morir”, de Hamlet Lima Quintana, Noberto Ambrós y Alfredo Rosales, cuyos versos finales dicen: “Al quemarse en el cielo la luz del día, me voy/con el cuero asombrado me iré, ronco al gritar que volveré/repartido en el aire al cantar, siempre”.

1966...Rebelde por Los Beatniks

Equivocadamente, la historia oficial del rock argentino ubica a Rebelde en el lugar del primer simple del rock argentino. La verdad es otra. Las primeras grabaciones de rock argentino de autor pertenecen a Los Gatos Salvajes, la banda rosarina en la que cantaba Litto Nebbia. Sin embargo, la importancia de “Rebelde”, el primer simple del grupo Los Beatniks, que lideraban Moris y Pajarito Zagurí, editado varios meses después del simple “La respuesta”, de Los Gatos Salvajes, no puede ser soslayada.

Los Beatniks se formaron en 1966, en Villa Gesell, y su repertorio estaba integrado por versiones de clásicos del rock and roll original, como "Long Tall Sally" y "Tutti Frutti", y un par de composiciones propias. Ese mismo año, fueron la banda residente del boliche La Cueva, que si bien pasó a la historia como el escenario en el que nació el rock argentino, hasta ese momento se caracterizaba por su impronta jazzera.

El 2 de junio de 1966 Los Beatniks registraron en los estudios CBS un simple integrado por "Rebelde" y "No finjas más", del que solo se fabricaron 600 copias. Para difundir el lanzamiento, la banda organizó un pequeño escándalo: llamaron por teléfono a la revista Así y al diario Crónica para anunciar la realización de un encuentro hippie con música en vivo. Las fotos del evento salieron en la tapa de Crónica y la edición fue censurada por el gobierno de Onganía. Si bien Los Beatniks fueron detenidos, la cobertura de los medios les brindó sus quince minutos de fama. Al poco tiempo, el grupo se disolvió.

 

 

MÚSICA
ÚLTIMAS NOTAS
@ La Canción del País 2017